Dos nuevos casos de envenenamiento de abejas fueron reportados en el Quindío en las últimas horas en los municipios de Quimbaya y Montenegro.

Los afectaciones se vieron en por lo menos 20 colmenas donde murieron más de 1 millón y medio de individuos.

Lea también: Nueva patente de invención para la Universidad del Quindío

La preocupación entre los apicultores del Quindío crece, pues ya se empiezan a ver afectados, a pesar de que la temporada de fumigaciones y aspersión de químicos apenas comienza y esta actividad sigue sin ningún control por parte de las autoridades ambientales del departamento.

Tampoco existen regulaciones a químicos como el fipronil, que se sabe mata miles de abejas. Por lo que no hay prohibiciones ni cómo detener la problemática.

El artículo continúa abajo

Recibe notificaciones de nuestras noticias

Únete a nuestro canal de Telegram:

Haz parte de nuestro Google Noticias: