Compartir esta noticia:

Jesse Thistle vivió por más de 10 años entre la cárcel y las calles de Toronto, Canadá. En la actualidad se desempeña como docente universitario del área de historia.

Su vida ha estado marcada por fuertes episodios. El hombre creció en casa de sus abuelos quienes le negaron siempre las raíces, ya que su padre, después de problemas legales, huyó de la ciudad y nunca más volvió.

Lea también: El apocalíptico relato de una mujer que asegura haber viajado al año 3.780

A su mamá, los abuelos le prohibieron visitar a sus hijos. Jesse creció siendo rebelde por lo que desde su adolescencia fue drogadicto y alcohólico.

Cuando estuvo en la cárcel, tras resultar implicado en el asesinato de un taxista, pasó por un proceso de abstinencia que lo impulsó a volver a aprender a leer y escribir correctamente.

Una vez quedó en libertad, ingreso a un centro para rehabilitarse completamente de las drogas, según cita el diario BBC NEWS, el hombre manifestó: «Me quedaba despierto hasta tarde todas las noches mirando enciclopedias y mis calificaciones comenzaron a subir. Tomé cursos de etiqueta para volver a enseñarme cómo comer en una mesa y cuidar mi higiene, todas las cosas que había olvidado porque había estado a la deriva durante tanto tiempo. Me sentí bien conmigo mismo por primera vez en muchos, muchos años”.

Sin embargo, falló en este intento, pero él insistió de nuevo. Estando en el lugar un día recibió un correo en el que alguien le dijo que una mujer lo buscaba. Esta resultó ser su mamá.

Blanche, su progenitora, fue fundamental en el proceso de rehabilitación, desde entonces empezaron a reaparecer las personas importantes de su vida, entre ellas Lucie, una amiga de la juventud que lo ayudó a conseguir empleo cortando papas para fritar en un restaurante.

 

Su camino a la docencia:

En el año 2012 Jesse y Lucie se casaron y el mismo año ingresó a la Universidad de Nueva York en Toronto.

Su proceso a la docencia empezó cuando mientras cursaba su formación universitaria le pusieron como tarea investigar sus antecedentes. Con ayuda de Blanche, su madre indígena e integrante activa de la comunidad ‘Mátis’, encontró la historia de su familia nativa y con un increíble pasado de líderes y combatientes por el país.

La investigación de Jesse sobre la comunidad a la que pertenece su familia, empezó a ganar premios. Logró obtener el título a mejor graduado de la facultad y desde entonces ha tenido dos becas de doctorado.

En la actualidad enseña historia indígena como profesor asistente en la Universidad de York. Al mismo medio expresó: «Recibo a muchos jóvenes indígenas que vienen a mi salón de clases en busca de una conexión con su ascendencia. Les ayudo a entender quiénes fueron sus antepasados y por qué sus familias terminaron donde están. Es hermoso ver a la gente conocer su historia”.

Únete a nuestro canal de Telegram:

Haz parte de nuestro Google Noticias:

Comparte esta noticia:

Noticias en vídeo: