Compartir esta noticia:

Las opiniones de los columnistas y blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de 180grados.digital

Eliécer Santanilla

Eliécer Santanilla

Comunicador Social

Magister en Estrategia y Comunicación Política, Fotógrafo, documentalista, Comunicador Social Periodista y especialista en Marketing y web 2.0. Ha sido catedrático Universitario, reportero gráfico y periodista en diferentes medios de comunicación, locales, nacionales e internacionales. Ex director de comunicaciones en organizaciones del sector público y privado. CEO de  la Agencia de marketing y comunicación «Cuarto Poder» y  articulista de diferentes portales de periodismo investigativo y opinión.

Cuando los embelecos y las grandes especulaciones reemplazan las antes elaboradas conspiraciones… La revocatoria, iniciativa que se hizo para enrutar, también se emplea para destruir… siendo en el segundo caso un mecanismo ostentoso, vil, antidemocrático y susceptible de toda manipulación.

Según la Registraduría Nacional se han realizado más de 120 solicitudes de revocatoria a nivel país, siendo la del municipio de Tasco – Boyacá, con 1.609 votos a favor de la remoción de Nelson Javier García Castellanos, el primer y único  municipio que logró el umbral de participación necesario para dar fin al mandato de su alcalde.

Estos mecanismos de la estructura de participación ciudadana deben ser sometidos a reingeniería o a su extinción, al ser evidente su coaptación por intereses particularistas para ser herramientas de la misma corrupción, haciendo de las revocatorias un mecanismo peligroso que pretende empoderar e incentivar la participación ciudadana al arbitrio de la carta magna del 91, hecha a su vez, con retazos de políticas democráticas  muy bien aplicadas en otras latitudes, pero hoy malversadas en nuestro terruño.

lgo muy parecido al que ciertas casas electoreras y grupos de poder le dieron a la recolección de firmas para supuestas candidaturas independientes, pues en Colombia hecha la norma, hecha la trampa.

Resulta pendenciero afirmar, así a muchos no les guste, que el señor Alcalde ha faltado a la ejecución de su Plan de Desarrollo en un año de pandemia, donde las directrices universales de gerencia pública se transformaron para proteger y dar prevalencia a la vida, sobre la infraestructura y otros “chicharrones” administrativos. 

Y así lo hizo el “gerente de la ciudad” José Manuel Ríos, alcalde de Armenia, dando prueba fehaciente de que le sobra capacidad de resiliencia, humanidad e intuición para reponerse ante la adversidad. 

Enarbolando justo las cualidades que demanda el liderazgo en Armenia y en Ríos corren a caudales,  siendo él mismo la prueba irrefutable de ello. Ahora queridos armenios o llamados cuyabros es este caudal el que más requiere nuestra ciudad.  

Argumentar que el primer mandatario le ha sido infiel a sus postulados inmersos en el Plan de Desarrollo es una injusticia más contra el ser humano y un nuevo agravio a la capital quindiana, ciudad que más que cualquiera ha padecido las corrompidas alcaldías encargadas.  

Aceptemos que al voto en blanco le faltó pelo pa´ moño, para desbancar a un alcalde electo que, aunque su votación no fue apabullante, si lo fue su triunfo, ante una desteñida maquinaria.  

Y será casi un imposible, además de muy irresponsable en esta normalidad pandémica, sin vacunas, con ocupación de UCIs casi al 100 por ciento, sin empleo y plagada de toques y toquecitos de queda, consolidar una votación más representativa.  

Corrillos y cafetines, reuniones y concentraciones, firma y refirma con el mismo esfero, seguro nos darán un proceso de revocatoria virulento y antihigiénico. Que probablemente dejará más enfermos de COVID, que niños felices.  

Que egoísta, utilitario y aprovechado es tratar de estremecer lo ya establecido por voto popular en plena acción democrática – pretender movilizar a un pueblo contagiado, desmoralizado y hambriento, en pro de una causa tan costosa como anodina para el grueso de los Armenios.  

No nos comparezcamos con pendejadas y dejémonos tener un alcalde en propiedad. Que al final es mucho menos peor que el mejor de los alcaldes por encargo… o el atípico mostrenco elegido a la carrera por la oposición y unos votos movilizados por paquetes de lentejas con panela y aceite.  

Se necesitaría creer en que esto lo arregla cualquier Uribista o un sicario anticastrochavista… Cuando al final lo único que hay que revocar es la revocatoria misma.  

Para esto ya existen las elecciones periódicas en nuestra Colombia, y si estimamos la reciente precisión de la Corte Constitucional en la sentencia C-179 del 2002, donde aclara que la causal de revocatoria debe concentrarse al programa de gobierno, porque en nuestro ordenamiento territorial no existe la revocatoria de seres humanos, sino de mandatos, aumenta el nivel de embeleco de la iniciativa.  

Las demoras en la aprobación del plan de desarrollo de Armenia generó menos semanas para su implementación, generalmente un Alcalde empieza a gobernar con el plan de Gobierno de su antecesor y es solo hasta el segundo semestre de su primer año que se puede contar con el propio.  

Hagan cuentas y resuelvan esta trivial inquietud… ¿Cuantos meses de ejecución lleva consigo el programa de gobierno de Ríos y con Ríos a bordo?. 

Si hay cuestionamientos de gravedad, entonces se debería buscar su destitución y muerte política, no un entuerto que reviva a ciertos perdedores y zombies políticos. 

Si las mayorías viviesen en constante descontento con el mandatario, y tuviesen argumentos de poder y peso, deberían entonces apelar a su destitución; y si Ríos ha violentado la ley y las normas, es la justicia la que debe proceder con una sanción ejemplar.  

Seguramente; esto ya fue ese intento fallido y grotesco que dejó a la ciudad acéfala en un momento clave para su impulso administrativo, y a ciencia cierta, es el mismo demonio central que hoy se nos presenta con un nuevo rostro… el de la revocatoria.  

Esperen cómo en una próxima columna pretendo desnudar la estructura conformada para impulsar la presente iniciativa y exponer algunas de sus no santas motivaciones.

  

Otros artículos de este columnista

Únete a nuestro canal de Telegram:

Haz parte de nuestro Google Noticias:

Comparte esta noticia:

Noticias en vídeo: