Si no desea leer puede escuchar este artículo dando clic al reproductor:

Si no desea leer puede escuchar este artículo dando clic al reproductor:

Compartir este artículo

Enorme vacío en el fotoperiodismo colombiano, murió el fotógrafo quindiano Héctor Fabio Zamora.

Este lunes 11 de abril falleció por causas naturales en la ciudad de Manizales el fotógrafo quindiano Héctor Fabio Zamora, prestigioso reportero gráfico del diario El Tiempo desde el año 1998.

Zamora fue un gran maestro de la fotografía, pues además de su labor periodística en la que dejó retratados momentos históricos del país también fue docente de fotoperiodismo en la universidad Sergio Arboleda de Bogotá y en la Universidad del Rosario, además sostuvo varios proyectos de enseñanza de fotografía con personas de la tercera edad y gente del común.

Su gran labor le hizo merecedor de múltiples premios a nivel local, nacional e internacional. En 2020 ganó el premio Simón Bolívar en la categoría ‘Reportaje gráfico’ por la secuencia de 4 fotografías durante el paro nacional, en noviembre de 2019.

Por esa misma serie recibió una mención de honor en la novena edición de los Premios de Periodismo del Grupo de Diarios de América. También ganó un Simón Bolívar por sus fotos en la masacre de Jamundí.

En el 2005, obtuvo el premio Alfonso Bonilla Aragón, de la Alcaldía de Cali, en la categoría de ‘Reportería gráfica’ .En 2009 recibió una mención honorífica en los premios Rey de España por su fotografía ‘8 minutos para un rescate’. En el año 2016 el fallecido alcalde de Armenia Carlos Mario Álvarez lo premió con el Cafeto de Oro en el marco de las fiestas aniversarias de la ciudad. 

El ‘cuyabro’ empezó su carrera en el Diario de Colombia de la capital quindiana y luego pasó por el Diario de La Tarde de Risaralda hasta vincularse a la regional de El Tiempo en el Eje Cafetero.

Tal como redacta el diario para el cual trabajó durante los últimos 24 años no existe una persona en su entorno que no tenga un buen recuerdo y una valiosa enseñanza académica o humana del reportero quindiano.

 

Homenaje en el mural de los ‘besos invisibles’

Sus fotografías eran arte, la compleja realidad colombiana se narró a través de su lente guiado por la sensibilidad humana que lo caracterizaba y que le permitió palpar imágenes icónicas en varias ocasiones como en el denominado ‘beso del Bronx’ o ‘Beso de la esperanza’ como él la definió.

Durante los operativos realizados contra el narcotráfico y la delincuencia común en el Bronx de Bogotá en mayo de 2013 varios habitantes de calle fueron encerrados en la calle de la L mientras se llevaban a cabo las labores judiciales.

En medio de la zozobra y el caos que la situación generó, Zamora encontró el lado más humano en medio de las ruinas y la angustia: el amor enmarcado en un apasionado beso entre Diana y Hernán, 2 de los habitantes hacinados.

La foto fue tomada desde una terraza con una cámara Canon mientras el sitio estaba rodeado por oficiales armados en presencia del propio presidente de la República del entonces, Juan Manuel Santos.

Días después la foto salió publicada en las páginas de El Tiempo con el nombre ‘El Beso del Bronx’, una referencia que luego tomarían grafiteros de la ciudad de Bogotá para transformarla en el ‘Beso de los Invisibles’, el grafiti más alto de la capital colombiana ubicado en la calle 26, un punto muy frecuentado por turistas debido a las obras de arte que hay en el sector.

«Lo importante de este momento es pensar que en un lugar donde hubo tanta destrucción, tantas pérdidas humanas donde se han encontrado tantas cosas negativas existía esto y yo sí creo que donde haya amor, hay fe, hay esperanza», expresó Zamora sobre su foto.

El artista además dejó un mensaje contundente para trabajar en la recuperación de la dignidad humana de esta población que merece ser tenida en cuenta por la sociedad.

«Estos seres humanos tienen sentimientos, muchos creen que no sienten amor por su familia o por ellos mismos, aquí hay una muestra de que sí tienen sentimientos, sí hay que valorarlos como seres humanos y hay que ayudarlos a salir de ese gran hoyo que se encuentran como es la drogadicción», concluyó.

La noche de este lunes en el mismo lugar del mural, quienes fueran sus amigos y alumnos realizaron una velatón en homenaje a una gran maestro y ser humano.

 

Historia del ‘Beso del Bronx’ 

Murió don Mario Saenz, un montenegrino que deja un legado eterno


Compartir este artículo

Recibe notificaciones de nuestras noticias

Únete a nuestro canal de Telegram:

Haz parte de nuestro Google Noticias: