Si no desea leer puede escuchar este artículo dando clic al reproductor:

Si no desea leer puede escuchar este artículo dando clic al reproductor:

Compartir este artículo

Hugo Armando Moreno Rojas
Hugo Armando Moreno Rojas: Administrador Público con una maestrante en Gestión del Desarrollo Regional. Exgerente del Fondo Editorial del departamento de Risaralda. Asesor en diferentes entidades del Estado. Investigador del Gepa, de la Esap y del Comitato Internazionale per lo Sviluppo dei Popoli( CISP), entre otros

Parece ser que todos nos acostumbramos a ver a Montenegro como el municipio fallido del departamento del Quindío. Pero simplemente es la visión que proyectamos y de la manera que nos ven desde Armenia en los círculos de poder departamental y ni qué decir del ámbito nacional donde prácticamente no existimos.

Y la razón fundamental de este fenómeno es la falta total de un verdadero liderazgo en nuestro municipio que lleva ya más de 20 años carente de una representación con verdadero peso político. Es tan larga nuestra ausencia que en la duma departamental, y si mi memoria no me falla, no hemos contado con un diputado en lo que va corrido de este siglo.

Sin pretender ofender a nadie ni emitir un juicio de valor por su gestión, la verdad es que ni el actual alcalde (a quien admiro y respeto), ni los últimos 5 o 6, por solo dar un numero, han tenido el peso y trascendencia necesarias para construir un proyecto político de carácter departamental y mucho menos regional o nacional.

Su fugaz y liviano paso no dejó otra huella que la de ser los burgomaestres de los montenegrinos por 4 años. Basta con indagar donde están y que han hecho de sus vidas políticas los mencionados dirigentes para saber que hoy no pueden ni deben ser considerados actores de peso ni en esta ni en las futuras contiendas electorales.

Ya se perdieron de nuestra memoria los nombres ilustres de aquellos caciques políticos que para bien o por mal hicieron de Montenegro su fortín político en el siglo pasado.

Quién creería que Montenegro llegó a tener representación en las dos cámaras del congreso colombiano….Cuanta falta hacen hoy hombres aguerridos (queridos y odiados por unos y otros) como Alberto “el grillo” Marín Cardona, o el siempre bien ponderado Hugo Tabares Sánchez, cuanta falta hacen Marconi Sánchez, Arconde Franco, Ramón Sánchez, Isabela Pava, Ancízar López, Javier Gallego y tantos otros que hoy se escapan a mi memoria pero que seguramente dejaron un legado mucho más importante que el dejado por alcaldes con papayeras y disfraces, aquellos que se creen influencers en el nuevo mundo de las redes, y ni nombrar los de las botas de caucho inaugurando obras inconclusas o dejando calles sin «sentidos» a costos

Astronómicos que no generaron un verdadero impacto o transformación social para nuestro pueblo. Esa prolongada ausencia de líderes con verdadera capacidad de representación se hace más evidente es estos días cuando por nuestras calles desfilan foráneos que sin tener idea de la realidad histórica y cultural de nuestro pueblo vienen a ofrecernos soluciones fantasiosas y palmaditas en la espalda…. ¡Amanecerá y veremos reza el adagio popular!

Que la indignación contra la corrupción se haga sentir votando bien


Compartir este artículo

Recibe notificaciones de nuestras noticias

Únete a nuestro canal de Telegram:

Haz parte de nuestro Google Noticias: