Si no desea leer puede escuchar este artículo dando clic al reproductor:

Si no desea leer puede escuchar este artículo dando clic al reproductor:

Compartir este artículo

Como integrantes de la Primera Línea, así fueron presentados por la Policía, 11 campesinos y ciudadanos en general, capturados en las últimas horas, acusados del linchamiento de Pedro Benito Suárez Ariza, el sujeto que sacó un arma de fuego y disparó contra manifestantes desarmados en el sector de Barragán, zona que comunica al Quindío con el norte del Valle del Cauca.

Suárez Ariza asesinó en aquella situación, sucedida el 5 de mayo de 2021, al señor Jairo Alberto Cuartas Herrán, de 41 años, quien había sido arenero y se dedicaba a labores del campo, e hirió a Brayan Steven Romero González, de 28 años, ambos oriundos de Caicedonia.

La reacción de la comunidad ante el crimen cometido por Suárez Ariza fue la de perseguirlo y lincharlo, mientras algunas personas auxiliaban a las víctimas.

 

Las detenciones de los campesinos que participaron en aquella protesta en Barragán

Las detenciones de los hoy capturados miembros de la comunidad que participó en aquellas manifestaciones, se produjeron tras operativos de la policía en los municipios de Pijao y Córdoba en el Quindío; Caicedonia, en el Valle del Cauca, y el corregimiento de Barragán.

De manera irresponsable el comandante de la Policía Valle del Cauca, coronel Wilson Parrado, presentó las capturas como un gran logro de la institución, diciendo que tras allanamientos y registros a viviendas en los mencionados municipios, fueron incautadas armas y hasta un lanzallamas.

El supuesto lanzallamas no es más que una pipa de gas utilizada en cualquier cocina, pipa a la que el policía se refiere como depósito de combustible, que después convierte en lanzallamas, solo porque los campesinos tenían también un soplete, objeto conocido en el Eje Cafetero por ser utilizado para rostizar cerdos, sobre todo en época navideña.

Las otras armas son una escopeta, que es un objeto habitual en fincas cafeteras, un arma traumática supuestamente modificada y 5 celulares.

 

Temerarias aseveraciones por parte de la policía y la Fiscalía:

La supuesta peligrosa banda ya fue denominada por la policía como ‘Los Chamiques’, pues así le dicen al presunto cabecilla capturado, y los hacen pasar como temibles delincuentes con prontuario criminal, cuando solo son acusados, más no han sido condenados, por delitos como obstrucción a vía pública, perturbación al servicio de transporte y lesiones, que son señalamientos todos ocasionados a raíz de sus protestas durante el paro nacional en mayo.

Además señala el coronel Parrado que son acusados de hurto y homicidio, este último delito obedece al linchamiento de Pedro Suárez Ariza, quien segundos antes había asesinado a tiros a un manifestante desarmado, solo porque este último no le permitió pasar cuando el asesino los increpó.

Dice el coronel que Pedro Benito Suárez Ariza, solo se defendió de las agresiones de estas personas, lo que evidentemente es falso, pues los vídeos captados ese mismo día por la comunidad, dan muestra de que este individuo atacó primero y con un arma de fuego a personas desarmadas, e incluso disparó a quemarropa contra Jairo Alberto Cuartas, quien no tenía en sus manos ni siquiera un palo y que solo se atravesó en su camino cuando el homicida intentaba huir tras herir a tiros a Brayan Romero.

Vea el vídeo completo de la situación en la que Pedro Suárez Ariza dispara contra los manifestantes desarmados y luego es linchado por la comunidad:

Vale la pena decir que en aquel bloqueo los manifestantes estaban abriendo paso a los vehículos cada cierto tiempo, lo que había llevado a que la policía y el Escuadrón Móvil Antidisturbios -Esmad- no actuara en su contra, pues la protesta se estaba llevando de manera pacífica y controlada.

En vídeo la irresponsable declaración del comandante de la Policía Valle del Cauca, coronel Wilson Parrado:

 

Debe haber justicia tanto en el linchamiento como en el asesinato cometido por el hombre linchado

Es preciso señalar que la justicia cumple con su deber frente al caso por linchamiento de Pedro Benito Suárez Ariza, y que la investigación sobre el suceso debe hacerse de manera rigurosa en la búsqueda de que los culpables paguen por su muerte, ya que esta persona fue también víctima del hecho, antes de alcanzar a ser juzgada por sus crímenes ese mismo día.

A pesar de esto, las acusaciones sin fundamento por parte de la policía que señala como criminales a personas que pudieron o no participar en el linchamiento y que no tienen más prontuario delictivo; así como el hecho de que los medios de comunicación se apeguen a las palabras de la fuente oficial sin cuestionar su veracidad, obligan al equipo periodístico de 180grados.digital a entregar una información mucho más seria y fundamentada sobre lo que sucedió aquel fatídico 5 de mayo.

 

La infame costumbre de criminalizar a los que protestan

La Policía Nacional y la Fiscalía han encaminado sus esfuerzos en criminalizar las protestas en todo el país, poniendo en riesgo la vida de miles de ciudadanos que ejercen su derecho constitucional a manifestarse contra las políticas del gobierno Duque.

En el Quindío han quedado en ridículo estas acusaciones en dos ocasiones. La primera contra 7 jóvenes que fueron capturados y luego liberados, tras participar en las protestas de mayo en Armenia, y la segunda la de un líder camionero también capturado por participar en las manifestaciones de la vía a La Línea y luego liberado por una juez.

En libertad los 7 jóvenes de la Primera Línea acusados temerariamente por Fiscalía en Armenia

Líder camionero acusado de delitos por Fiscalía ni siquiera bloqueó vías con su vehículo

En el caso de los 7 jóvenes de la Primera Línea, la policía y la fiscalía los acusaron de pertenecer a un Grupo Delincuencial Organizado, pero la juez única promiscua de Buenavista los dejó finalmente libres debido a que no encontró pruebas suficientes frente a estas acusaciones.

Por su parte del líder camionero se pudo comprobar que ni siquiera había atravesado su camión para bloquear la vía La Línea en medio de las protestas del Paro Nacional.

Las acusaciones a manifestantes han pululado por todo el país y la mayoría se han caído por falta de pruebas y por culpa de la precaria e incompetente rigurosidad de la fiscalía y la policía en las investigaciones.


Compartir este artículo

[mailpoet_form id="2"]

Recibe notificaciones de nuestras noticias

Únete a nuestro canal de Telegram:

Haz parte de nuestro Google Noticias: