Compartir este artículo

Escuche este artículo

Escuche este artículo

Daneida Álvarez Correa y Carolina Calderón Álvarez, esposa y suegra del profesor José Fernando Vargas Toro, quien fue asesinado el 18 de septiembre de 2018, fueron absueltas del mismo homicidio, del que habían sido acusadas como autoras intelectuales.

Lea: Esposa y suegra acusadas de asesinar a profesor

La decisión fue tomada por el Juzgado Quinto Penal del Circuito de Conocimiento de Armenia tras conocer que el testigo clave, que tenía la Fiscalía General de la Nación contra las procesadas, fue ultimado en La Tebaida.

El testigo era Yeison Orlando Quintero Gil, alias ‘Tazmania’, quien fue baleado el pasado 19 de mayo en el barrio La Nueva Tebaida. Este hombre era señalado de participar en el crimen del docente, como líder del brazo armado del Grupo Delincuencial Común Organizado ‘Los Flacos’.

Interceptaciones telefónicas de la Fiscalía del día del asesinato del docente, lo habrían confirmado como autor material del crimen.

Dentro de las pruebas de la Fiscalía contra las mujeres, están los mismos audios de las interceptaciones. El ente acusado incluso tendría pruebas de que Álvarez Correa y Calderón Álvarez le habrían ofrecido al sicario la suma de 20 millones de pesos para que cambiara su versión.

Yeison Orlando Quintero Gil firmó su declaración contra de las mujeres, pero no lo quiso hacer en el juicio oral. Poco después salió de prisión vencimiento de términos, y al día siguiente de quedar libre fue asesinado.

 

El Homicidio del Profesor

El docente José Fernando Vargas Toro, fue asesinado cuando dejaba a su pequeño hijo de 6 años, en la sede escolar Rojas Pinilla, de la Institución Educativa Normal Superior del Quindío, la tarde del 18 de septiembre de 2018.

Lea: Profesor pensionado fue asesinado frente a centro educativo del barrio Rojas Pinilla de Armenia

A sus 62 años de edad, don José Fernando era profesor pensionado. Toda su vida laboró en instituciones educativas de La Tebaida, pero a su retiro se había radicado en Armenia.

En la capital quindiana había formado un hogar con la señora Carolina Calderón Álvarez, quien en compañía de su mamá, suegra de la víctima, habrían planeado la muerte del docente y para ello contrataron los servicios delincuenciales de la banda ‘Los Flacos’.

La intención de las mujeres con el asesinato, según la Fiscalía, era la de quedarse con las propiedades y la pensión del docente.

Quintero Gil era testigo clave en el proceso contra estas criminales, situación que preocupó desde su muerte a las autoridades, pues temían que las mujeres pudieran quedar libres. El homicidio de este sicario sigue en investigación por los organismos judiciales.

close

AFÍLIATE GRATIS AL CLUB 180 GRADOS DIGITAL

soundicon

Importante, Debes instalar Telegram en tu celular para pertenecer al Club 180 Grados. Si aun no lo tienes descárgalo aquí y luego regresa a 180grados.digital para continuar tu suscripción al Club.

*Disfrutarás de descuentos exclusivos en comercios aliados
*Participarás en fabulosos sorteos
*Recibirás nuestras noticias en tu correo electrónico
*Recibirás promociones, noticias y mucho más a través de Telegram

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.


Compartir este artículo

AFÍLIATE GRATIS AL CLUB 180 GRADOS DIGITAL

Importante, Debes instalar Telegram en tu celular para pertenecer al Club 180 Grados. Si aun no lo tienes descárgalo aquí y luego regresa a 180grados.digital para continuar tu suscripción al Club.

*Disfrutarás de descuentos exclusivos en comercios aliados
*Participarás en fabulosos sorteos
*Recibirás nuestras noticias en tu correo electrónico
*Recibirás promociones, noticias y mucho más a través de Telegram

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Recibe notificaciones de nuestras noticias

Únete a nuestro canal de Telegram:

Haz parte de nuestro Google Noticias: